La Revolución Altruista

Matthieu Ricard nos cuenta sobre felicidad, meditación y ciencia. El ser humano es cooperativo por naturaleza?

Discursos Por: Miguel el Ángel 16 de diciembre de 2016

Existen muchas formas de cambiar el mundo, enseñar sobre felicidad y meditación es la forma que Mattieu Ricard fomenta para demostrar que el ser humano es altruista por naturaleza. La meditación es el camino para ser mejores seres humanos, más compañeros, más humildes y comprensivos.

El documental "La revolución Altruista" se puede ver en Netflix en este enlace. Se trata de estudios y experimentos llevados a cabo por científicos del ámbito de la neurociencia con personas afligidas por estrés, depresión, y niños con problemas de conducta, donde se demuestra que la cooperación y el altruismo son parte de la naturaleza humana, y que puede ser enseñado para mejorar la calidad de vida de la humanidad a través de la meditación.  

La búsqueda de la felicidad egoísta supone que somos entidades separadas que podemos construir nuestra felicidad dentro de una burbuja, en la burbuja del ego, esa burbuja está rellena y pensamos en "yo", "yo", "yo" todo el día y todo es como una tormenta en un vaso de agua, la más insignificante critica o algo que no sale de la manera en que queremos, siempre se trata de nuestros pensamientos, de cómo nos sentimos, todo surge como un enemigo, o una amenaza o como un objeto de deseo.
Y ese pequeño mundo está siempre en confusión, y entonces la idea de que podemos construir nuestra felicidad dentro de una pequeña entidad y decir: "Yo no sé si los demás son felices y tampoco es mi trabajo", básicamente está en desacuerdo con la realidad, porque nosotros estamos profundamente interconectados y no somos entidades separadas.
Así que a nivel de la experiencia, la búsqueda de la felicidad egoísta es una situación doblemente perdedora, nosotros nos sentimos miserable, y hacemos miserable la vida de los demás además de no estar en concordancia con la realidad. Así que no funciona.

Mattieu Ricard

Matthieu Ricard 2014

Matthieu Ricard es hijo del renombrado filósofo francés Jean-François Revel (Jean-François Ricard) y de la pintora Yahne Le Toumelin, por lo que creció rodeado de las ideas y personalidades de los círculos intelectuales franceses.

Estudió en el Lycée Janson de Sailly de París. Obtuvo el doctorado en biología molecular en el Instituto Pasteur bajo el patrocinio del premio Nobel de Fisiología o Medicina François Jacob. Después de terminar su tesis doctoral en 1972, Ricard decidió abandonar su carrera científica y concentrarse en la práctica del budismo tibetano. Vivió en el Himalaya y fue discípulo de Kangyur Rinpoche, un maestro de una ancestral escuela budista de la tradición Nyingma. Después se convirtió en discípulo cercano de Dilgo Khyentse Rinpoche hasta su muerte en 1991. Desde entonces, ha dedicado sus esfuerzos a completar la visión de Khyentse Rinpoche.

Te puede interesar